Alcázar andalusí de Córdoba

El Alcázar Andalusí de Córdoba, también conocido como Alcázar Omeya, fue una construcción que combinaba un palacio y una fortaleza. Estaba situada en Córdoba, España. El término «Alcázar Andalusí» ha reemplazado al tradicional «Alcázar Califal» porque fue la residencia real de los gobernantes del Emirato (756-929) y del Califato de Córdoba (929-1031). Los cristianos conquistaron el Alcázar en 1236.

El Alcázar era una mezcla de edificios que contenía dependencias privadas para los emires, califas y sus allegados, así como áreas para el servicio. Estaba rodeado por una muralla de 39.000 m², pero hoy en día hay pocos restos, como los Baños califales, que ahora son un museo. El espacio restante fue ocupado por el Alcázar de los Reyes Cristianos, el Palacio Episcopal, el Seminario de San Pelagio y la plaza del Campo Santo de los Mártires. En septiembre de 2019, se descubrió una letrina del Alcázar andalusí dentro del Palacio Episcopal.

Visita Alcázar andalusí de Córdoba

Cuando los visigodos del Reino de Toledo construyeron un palacete sobre un antiguo castillo romano, los musulmanes conquistaron Hispania en 711. Los gobernadores elegidos por el Califato Omeya de Damasco decidieron establecerse en Sevilla, pero seis años más tarde, el gobernador al-Hurr trasladó la capital de al-Ándalus a Córdoba y se mudó al antiguo palacio visigodo, conocido como Balāt al-Lūdriq. Esta estructura se encontraba cerca del Puente romano.

La dinastía Omeya fue derrotada por la Revolución Abasí de 750. Sin embargo, Abderramán I, el último miembro de la familia, logró escapar a Córdoba y establecer su propio Emirato en al-Ándalus en 756. Para comenzar, Abderramán se estableció en varias almunias cercanas a la ciudad, siendo la más conocida la de Arruzafa.

La residencia que hoy conocemos puede tener sus orígenes en la época romano-visigoda, pero fue adaptada por el bereber Razin al-Burnusi. En 784, Abderramán decidió mudarse al interior de la ciudad y construyó el nuevo Alcázar andalusí, así como la Mezquita aljama. Con el establecimiento del Califato cordobés en 929, el Alcázar se convirtió en una residencia real y sede de poder. Durante este periodo, la ciudad se desarrolló como un importante centro político y cultural, y el Alcázar se expandió para albergar baños, jardines y la biblioteca más grande de Europa occidental.

El palacio contaba con un hammám, también conocido como los Baños califales, que datan de la época del califa al-Hakam II (961-976). Estos baños fueron ampliados posteriormente por los almohades durante el siglo XII.

En el siglo X, el gobierno se trasladó a Medina Azahara, construida por el califa Abderramán III en las afueras de la ciudad. El Alcázar, sin embargo, seguía siendo un lugar importante. El califa realizó varios proyectos allí, como nuevas infraestructuras hidráulicas y la posible Dar al-Rawda o Casa del Jardín, ubicada cerca del cementerio real. Cuando el Califato cayó, Medina Azahara quedó en ruinas, por lo que el poder regresó al Alcázar, donde residieron los gobernantes de los regímenes posteriores. El rey al-Mutámid se alojó en el Alcázar cuando anexionó la ciudad a la Taifa de Sevilla, alrededor del año 1070.

En 1236, Fernando III conquistó la ciudad de Córdoba y donó una parte del Alcázar al obispo de la misma. Esto dio lugar al Palacio Episcopal y a otras estructuras religiosas, construidas aprovechando los restos de la muralla del alcázar. Estos restos aún se pueden ver hoy en día, formando parte de la fachada del Palacio Episcopal y del Palacio de Congresos.

El primer pasadizo secreto conectando el Alcázar andalusí con la Mezquita aljama de Córdoba fue construido por el emir Abdalá I (888-912) y fue llamado Sabat. Esto permitió que el emir o el califa pudieran entrar al mihrab del templo sin ser vistos. Más tarde, el califa al-Hakam II (961-976) reemplazó el Sabat cuando se amplió la mezquita.

Nos complace haber compartido contigo el maravilloso alcázar andalusí de Córdoba, un lugar lleno de historia. Esperamos que hayas disfrutado de la lectura. Estamos ansiosos por conocer tus opiniones y perspectivas sobre el tema. ¡Hasta pronto!

Alcázar andalusí de Córdoba en Córdoba

Localización: Córdoba, Córdoba

País: España

Construcción: Siglo VIII

Mapa Alcázar andalusí de Córdoba

6 comentarios en «Alcázar andalusí de Córdoba»

    • El Alcázar de Córdoba es una joya arquitectónica que no te puedes perder. Te recomendaría también visitar la Mezquita-Catedral, te dejará sin palabras. ¡Disfruta de tu viaje!

      Responder
  1. ¿Alguien más piensa que el Alcázar andalusí de Córdoba se ve aún más impresionante bajo la luz de la luna? 🌕🏰

    Responder

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.